pensando filosóficamente...

pensando filosóficamente...
Ingenioso Quino

miércoles, 25 de mayo de 2011

PENSAMIENTO MÍTICO...




PENSAMIENTO MÍTICO


 
El hombre, a diferencia de los demás animales, posee la capacidad y la necesidad de interrogarse, de poner todas las cosas y a sí mismo en cuestión. Como resultado de esta actitud ha ido elaborando una serie de respuestas que conllevan una ordenación, un intento coherente de explicar la realidad, todo cuanto sucede a su alrededor. La primera forma de respuesta fue el mito.

“El mito cuenta una historia sagrada, relata un acontecimiento que ha tenido lugar en el tiempo primordial, el tiempo fabuloso de los “comienzos”. Dicho de otro modo, el mito cuenta cómo, gracias a las hazañas de los Seres Sobrenaturales, una realidad ha venido a la existencia, sea ésta la realidad total, el Cosmos, o solamente un fragmento: una isla, una especie vegetal, un comportamiento humano, una institución. Es pues, siempre el relato de una “creación”: se narra cómo algo ha sido producido, ha comenzado a ser” (Mircea Elíade, “Mito y realidad”, pag. 12)

CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES DE ESTA FORMA DE PENSAMIENTO NO RACIONAL

1- Está ligado a necesidades prácticas: toda explicación mítica trata sobre problemas que tienen que ver con la vida cotidiana del hombre.



2- Presencia de elementos sobrenaturales (dioses, héroes): la explicación de los fenómenos naturales se realiza utilizando elementos ajenos a la naturaleza. El mito se considera un relato sagrado y en esto vemos su dependencia con lo religioso.



3- Es base de unión e identidad de una comunidad o grupo social: el mito proporciona modelos de conducta a los miembros de una sociedad, dando valor y significado a la existencia.



4- Antropomorfismo: el mito es una proyección del mundo humano. El hombre explica el misterio de lo desconocido en función de lo que conoce. Por ejemplo: los griegos proyectaban en sus dioses, emociones y vínculos humanos.



5- Fuerte carga emotiva, que se encuentra presente en dos aspectos: por un lado, lo que lleva a explicar la realidad es el asombro, el miedo, etc. Y por otro lado, estas emociones también están presentes en la relación entre el hombre y los dioses.



6- Es una verdad revelada: el mito es un relato tradicional que se va trasmitiendo de generación en generación, es anónimo y los iniciados lo aceptan como una verdad incuestionable.



7- Tiene un estilo descriptivo: el mito cuenta, describe, pero no argumenta. La relación causa-efecto es arbitraria, no necesaria. En estas descripciones se utiliza un lenguaje poético.



8- Está unido al rito: el hombre mítico se siente obligado no sólo a conocer su origen, su historia sino también a reactualizarla periódicamente mediante acciones, ceremonias, en las que se recrea lo que los dioses, los héroes hicieron en el comienzo.


EL SURGIMIENTO DE LA FILOSOFÍA

Frente a este tipo de explicaciones, surge en el siglo VII a.c., en el seno de la civilización griega, una nueva modalidad de interpretar el mundo: surge lo que llamamos la “Filosofía”. ¿Por qué allí?
Los griegos constituían un pueblo que vivía en el Mediterráneo oriental, principalmente en las costas e islas del Mar Egeo, y Mar Jónico, aunque llegaron a establecer asentamientos en puntos tan distantes entre sí como el Mar Negro, la costa mediterránea de España y el norte de África. Por su ubicación geográfica, los griegos estaban en contacto e incorporaron conocimientos de otros pueblos del Cercano Oriente, como los egipcios y babilonios, que habían producido descubrimientos astronómicos y matemáticos importantes.

Montañosa, en buena medida árida, la Grecia continental está constituida por pequeños valles relativamente aislados que se comunican más fácilmente por mar que por tierra. Este territorio era propicio para que se desarrollaran pequeñas comunidades autónomas: las polis o ciudades-estado, cuya población, al crecer, debía emigrar y fundar colonias que mantenían un vínculo más espiritual que material con la metrópoli. Pueblo de navegantes, campesinos, artesanos y comerciantes, amantes de la autonomía y la libertad, abierto a las otras civilizaciones, logró emanciparse económica, política y mentalmente.



La filosofía comenzó en las ciudades griegas de Asia Menor. En ciudades como Mileto y Éfeso se dieron condiciones especiales para esta nueva forma de mirar el mundo ya los seres humanos. Estas ciudades eran en su mayoría puertos importantes donde se juntaban hombres de distintas procedencias y dónde el intercambio de mercaderías estuvo acompañado del intercambio de ideas. Estas ciudades frente al mar eran símbolo también de libertad y sus costas, una continua incitación al movimiento y la aventura. La economía, las nuevas estructuras de esta sociedad, los viajes, las relaciones comerciales y culturales con otros pueblos pusieron las bases de una verdadera revolución intelectual.



En una importante polis griega, Atenas, surge una forma de organización política singular, la democracia. Esto sin duda favoreció el desarrollo de la filosofía ya que fomentó la iniciativa individual, permitió la pluralidad de criterios en las discusiones a las que libremente se entregaban los griegos. En contraste con los regimenes totalitarios de Oriente antiguo, que imponían sumisión y dependencia, entre los griegos era posible la libertad de ideas y de pareceres.



El carácter de la religión griega fue otro aspecto que influyó en el surgimiento de la filosofía. No había en Grecia libros sagrados portadores de un a palabra divina, inatacable, ni una casta sacerdotal institucionalizada que impusiese ortodoxia y frenase la libre reflexión. La religión griega era esencialmente politeísta y antropomórfica. No solamente humanizaba a los dioses en su apariencia física sino que también les atribuían las cualidades, pasiones, virtudes y defectos de los hombres, aunque eran inmortales y eternamente jóvenes.



Aunque cuando hizo falta supieron pelear, no se trató de un pueblo demasiado poderoso ni conquistador militar. A pesar de que derrotaron a los persas en el siglo V a.c. sucumbieron frente a Alejandro de Macedonia en el siglo VI a.c. y posteriormente ante el empuje de las legiones romanas, en el siglo II a.c. Pero vencidos militarmente sedujeron a sus conquistadores culturalmente, imponiendo en buena medida su manera de entender el mundo y la vida humana.



Todo esto contribuye a forjar en el griego una noción del saber y una actitud de vida diferente. Mientras para los demás pueblos de aquella época, el saber tenía casi exclusivamente el sentido de “ser experto en un oficio”, “saber hacer algo bien”, es decir un sentido operativo y práctico, en Grecia, el saber no es principalmente un modo de hacer sino de ser. Sabio es, ante todo, quien se interesa por y gusta de desentrañar misterios y enigmas, quien busca la verdad por la verdad misma. En Grecia, el saber es entendido como teoría, como puro examen de las cosas.



LOS PRIMEROS FILÓSOFOS



Tales de Mileto (624 – 546 a.c. aproximadamente) forma parte del grupo de los primeros filósofos llamados “fisiócratas”. Las cosmologías o descripciones del cosmos que estos primeros filósofos elaboraron son reinterpretaciones racionales de las cosmogonías o narraciones que sobre el origen del cosmos se habían hecho a partir del mito.



La pregunta que se formula Tales es cuál es el principio o fundamento de todo lo que existe. Su respuesta es bastante sorprendente: el agua. Lo que distingue la explicación de Tales de una respuesta mitológica es que llegó a ella a partir de ciertas observaciones y por un proceso de razonamiento. Tales observó que el agua es fundamental para todos los seres vivos, que la reproducción tiene lugar siempre en un medio acuoso, que el agua puede pasar a estado sólido y gaseoso, etc. Estas razones hoy no nos resultan convincentes, pero en el tiempo en que fueron dadas, deben valorarse como un intento de pensar racionalmente y por cuenta propia.



La filosofía griega se presenta entonces, como una investigación racional, autónoma, desligada tanto de lo religioso como de las necesidades prácticas. Una investigación abstracta, reflexiva, sujeta a crítica, argumentativa y cuyos creadores ya no son anónimos.


LOS PRESOCRÁTICOS EN LA TRANSICIÓN ENTRE ESPECULACIÓN MÍTICA Y RACIONAL

Es afirmación frecuentemente repetida la de que los griegos en un momento determinado se liberaron de la especulación mítica, característica de todos los demás pueblos de la antigüedad que los habían precedido en la historia y emprendieron por primera vez la aventura de organizar un pensamiento sobre bases racionales. Como tantas otras, es ésta también una afirmación que requiere ser matizada.

Desde luego que la especulación mítica es más antigua que la filosófica, y en algunos aspectos es cierto que se produjo una transformación de una otra, en el período que nos ocupa. Pero no es menos cierto que ambos terrenos se mantuvieron por caminos paralelos durante siglos y que no se trató en modo alguno de una pura sustitución radical de uno por el otro. Quizás conviene, antes que nada, que tracemos, siquiera sea someramente, las analogías y diferencias existentes entre especulación mítica y racional.



Analogías:

Ambos son, en efecto, actividades con algo en común; son obra de un ser pensante, el hombre, que trata de interpretar racionalmente la realidad y comprenderla. En ambas se trata de reducir la variada complejidad, aparentemente caótica, de los acontecimientos del mundo a un esquema ordenado, en el que son fundamentales las relaciones de causa a efecto. En una y en otra se trascienden, pues, las limitaciones del aquí, del ahora y de la experiencia personal, para intentar elaborar un marco de referencia más amplio, en el que se inserta el pasado con el presente, y se considera al mundo en su totalidad como objeto de consideración. En los dos casos se abordan los grandes temas: el origen del mundo y la forma en que pasó de ser como era a ser como es, el origen de los dioses y de los propios hombres y cómo y cuándo nacieron unos y otros. En suma, se trata de dar una respuesta a cómo fueron y cómo son las cosas y, sobre todo, por qué las cosas son como son y no de otro modo.

Esta coincidencia básica explica que, cuando se emprendió la aventura de interpretar racionalmente el mundo, el punto de partida fue necesariamente la especulación mítica anterior, en especial la de aquellos autores que, como Hesíodo, habían recorrido ya un cierto camino en esta vía de tránsito y habían llegado a elaborar complejos míticos muy organizados.



Diferencias:

Con todo, las diferencias entre una forma de pensamiento y otra no son menos considerables que las analogías.

En primer lugar, el mito es concreto y la especulación filosófica es abstracta. Lo que se narra en el mito es un pequeño conjunto de acontecimientos concretos que se supone que ocurrieron en un lugar y momento determinado y cuyos protagonistas son un número limitado de personajes con un nombre. Así por ejemplo, mientras que la tierra para los filósofos es algo similar a lo que es para nosotros, para el mito es un personaje con sentimientos, que se expresa y habla con otros seres.

De otra parte, el tiempo en el que transcurrieron los acontecimientos míticos es también él mismo un tiempo mítico en el que ya tuvieron lugar todas las cosas, frente a nuestro tiempo profano en el que sólo cabe repetir lo que ya ocurrió en el tiempo mítico. Es por tanto, una pura negación de la historia, ya que los acontecimientos de cada día no constituyen sino una repetición de hechos o actitudes ya acontecidas un día para siempre jamás, que nos limitamos a repetir. En la filosofía, en cambio, el tiempo en que ocurren los acontecimientos es el mismo que el nuestro, y los hechos que se producen se renuevan de continuo. De ahí que el pensamiento filosófico surja al mismo tiempo que el pensamiento histórico, en las mismas fechas y en el mismo ámbito cultural, las colonias griegas de Asia Menor. El primer historiador, Hecateo, es también de Mileto, como Tales, el primer filósofo.

Pero, volviendo a las diferencias entre pensamiento mítico y pensamiento racional, el mito nunca lo explica todo, no es cerrado en sí mismo. Nos narra una historia llena de sugerencias y evocaciones que apela sobre todo a nuestra fantasía y a nuestra imaginación. La filosofía pretende, en cambio, una lectura única. Apela a la razón y a la lógica y lo que dice es prácticamente todo lo que quiere decir. Ello trae como consecuencia que sea asimismo diferente la manera de expresar unos y otros contenidos del pensamiento: el vehículo normal del mito es la poesía; de ahí que sus términos tiendan a ser expresivos, a sugerir, a huir de la precisión, para facilitar una lectura múltiple, mientras que la filosofía tiende a que sus términos sean unívocos, a crear una terminología precisa, un lenguaje en que cada palabra sólo signifique términos unívocos, a crear una terminología precisa, un lenguaje en que cada palabra sólo signifique una cosa, de manera que el contenido expresado sea unívoco. La metáfora, por ejemplo, sería en principio ajena al pensamiento racional.

Por último y lo que quizás sea fundamental, el pensamiento filosófico trata de explicar cómo es el mundo. El mito lo que intenta demostrar es que el mundo es como es porque debe ser así.- En el ámbito del mito, el orden actual del mundo, logrado generalmente tras un estado anterior de confusión, es el único de los posibles, ya que si algo no fuera como es, las consecuencias serían desastrosas. En tales condiciones, el mito constituye una defensa del orden establecido, mientras que la filosofía puede contener, aunque no necesariamente ocurre así siempre, un fermento revolucionario.